lunes, 7 de diciembre de 2015

MAÍZ

El maíz (zea mays) es una especie gramínea anual, originaria de América e introducida en Europa en el siglo XVII. Actualmente es el cereal con mayor volumen de producción a nivel mundial, superando incluso al trigo y al arroz.
A pesar de que no se conoce con exactitud el origen geográfico concreto del maíz, dentro del continente americano, este ha evolucionado de manera diferente en cada zona y de forma paralela al desarrollo de las civilizaciones indígenas, dando lugar a especies y cultivares propios de cada zona y cultura. Por ejemplo, los maíces dentados de América Central están asociados a la cultura maya, mientras que los maíces cónicos se relacionan con la civilización azteca. El maíz, al igual que la papa y la quinua, formó parte importante de la alimentación de pobladores incas. tanto es así que se utilizó el maíz para realizar ofrendas en las ceremonias religiosas.
El uso principal del maíz es alimentario, puede cocinarse entero o desgranado como ingrediente de ensaladas, sopas y otras comidas. En la cocina latinoamericana tiene participación importante en diversos platos como arepas, tacos, bollos, buñuelos, hallacas, tamales.
El maíz es uno de los cereales más consumidos en la dieta sin gluten. Se puede consumir seco o fresco, el cual recibe el nombre de elote, choclo o maíz biche. Esta es la forma que más me gusta. Es con maíz biche que voy a preparar las recetas que les comparto.

POSTRE COSTARRICENSE
250 g de maíz tierno
400 g de leche condensada                             
3 huevos
125 g de margarina derretida
½ taza de harina de trigo
¼ cucharadita de sal
½ cucharadita de polvo de hornear
Se licuan todos los ingredientes y luego se vacían en un  molde engrasado, empapelado, engrasado  y enharinado. Se lleva al horno a 350 °, hasta que al introducir un cuchillo salga limpio (aproximadamente 45 minutos). Se desmolda tibio y se parte en cuadros.


BUÑUELOS DE MAÍZ BICHE
10 mazorcas tiernas
¼ cucharadita de sal
1 cucharadita de polvo de hornear
Azúcar c/n
Se cortan 10 mazorcas tiernas, se licúa o se muele el maíz. Luego se bate con ¼ cucharadita de sal, 1 cucharadita de polvo de hornear y si es necesario un poquito de azúcar. Se fríe por cucharadas en aceite caliente. Se escurren en toallas de papel para sacar el exceso de grasa.

BOLLOS DE MAIZ BICHE
10 mazorcas tiernas
¼ cucharadita de sal
¼ cucharadita de bicarbonato
Azúcar c/n
Se sacan las mazorcas sin dañar las hojas, las cuales se dejan enteras para envolver en ellas los bollos. Se separan los granos y luego se muelen o licúan. Se amasan con sal, bicarbonato y azúcar si fuera necesario. Se envuelven en las hojas que se sacaron, se amarran y se cocinan en abundante agua por una hora aproximadamente.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

AJI, CHILE, PIMIENTO


El ají, chile o pimiento es un ingrediente indispensable en cualquier cocina. Se utiliza como condimento en gran cantidad de recetas. Según fuentes históricas, el ají proviene de Bolivia y Perú, desde donde se extendió a lo largo del continente americano. Los ajíes han formado parte de la dieta humana en américa desde al menos el 7.500 a C. Cristóbal Colón fue uno de los primeros en encontrarlos en el Caribe y los llamó pimientos por su sabor parecido a la pimienta negra usada en Europa, y que era una de las razones de su viaje.
Pertenece al género Capsicum de la familia de las solanáceas, nativo de las regiones tropicales y subtropicales de América, comprende 40 especies aceptadas, de las casi 200 descritas, con diferentes formas, colores y grados de picor. La sustancia que los hace picantes se llama capsaicina y se encuentra en la parte interior, en las venas y semillas. La parte carnosa es la que tiene más sabor.
A diferencia de otras plantas comestibles provenientes de América, que tardaron décadas en ser aceptadas por los europeos, los chiles conocieron una rápida difusión mundial tras su introducción en España por Colón en 1493. Durante los siguientes doscientos años, su uso revolucionaría la gastronomía de los pueblos mediterráneos, transformando también la cocina de China, India e Indonesia.
Además de sabor el ají ofrece múltiples beneficios para la salud. Por su gran cantidad de vitamina C, que es mayor a la de una naranja, ayuda a combatir la gripa y mejora la congestión nasal. Comer ají ayuda a prevenir el cáncer de estómago y colon, debido a que la capsaicina reduce el crecimiento de las células cancerígenas, así mismo mejora el metabolismo, permitiendo que el cuerpo queme calorías rápidamente.
Algunas recetas con ají:


PEBRE CHILENO
El pebre es una salsa típica de Chile, parecida al chimichurri argentino y al pico de gallo mejicano. Se usa para aderezar caldos, frijoles, asados a la parrilla o al carbón. También se sirve con tortilla o pan.
Ingredientes:
Ají habanero (picante)
Ají pimentón rojo
Ají pimentón amarillo
Cebollas                                         
Tomates
Ajos frescos
Cebolletas
Cilantro fresco
Aceite de oliva
Vinagre balsámico
Jugo de limón
Sal y pimienta
Agua c/n
Se cortan los ajíes, tomates, cebollas, cebolletas y ajos  en cuadritos pequeños. Se pica el cilantro bien fino. Se revuelve todo y se agregan los aliños (aceite, vinagre, jugo de limón, sal, pimienta y por último el agua. Revolver bien y servir a temperatura ambiente.

SALSA DE AJÍ DULCE
El ají dulce es muy usado en la gastronomía venezolana, forma parte de muchos platos autóctonos como las hallacas. Este ají no es picante y esta salsa se puede utilizar para comer con pastas o como base de guiso para carnes.
Ingredientes:
½ kilo de ají dulce
½ kilo de tomates maduros                                        
6 dientes de ajo
2 -3 cucharadas de aceite
1 cucharadita de azúcar
Sal y pimienta al gusto
Lavar y picar los ajíes en tiras finas, los tomates se pelan y pican en cuadritos y se machacan los ajos. En wok o sartén honda, colocar los ajíes y el aceite y llevar a fuego alto, rehogar un rato y añadir los ajos, tomates, sal, pimienta. Mezclar y dejar cocinar a fuego bajo unos diez minutos. Rectificar la sazón y si la salsa está ácida agregar la cucharadita de azúcar. Cocinar hasta que se separe el aceite.

ADEREZO DE PIÑA Y AJÍ
1 taza de cebolla picada
½ taza de ají dulce picado
½ taza de piña madura y picada                                         
¼ taza de cilantro
¼ taza de vino blanco
1 cucharada de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
1 taza de mayonesa
Sofría, a fuego alto, la cebolla, el ají dulce, la piña y en cilantro en el aceite, por cinco minutos. Añada la sal, la pimienta  y el vino. Deje hervir dos minutos más. Licúe y pase por un colador fino. Se deja reposar a temperatura ambiente. Se une con varilla o espátula a  la mayonesa hasta que quede una mezcla homogénea.

Este aderezo se usa con pollo,  carnes, verduras cocidas o ensaladas.

domingo, 8 de noviembre de 2015

VERDOLAGA

                       

Hoy voy a compartir con ustedes un súper alimento que ha sido menospreciado por muchos años. Se trata de la Portulaca oleracea, conocida popularmente como verdolaga, es una planta anual suculenta de la familia Portulacaceae. Es nativa de la India, del Oriente Medio y sur de Europa, aunque naturalizada mundialmente.
En nuestra tierra es considerada maleza y el máximo uso que se le ha dado es alimentar a las tortugas de tierra que algunos tienen como mascotas. Sin embargo, en mercados de Méjico y China la venden como una verdura preciada por su alto valor nutritivo y medicinal.
Tanto los tallos como las hojas y las flores son comestibles. La verdolaga se consume fresca en batidos y ensaladas o cocida como las acelgas o las espinacas. Es fuente de omega 3, carotenos, magnesio, calcio, potasio, hierro y vitamina C. Tiene virtudes antiinflamatorias, bactericidas, diuréticas y antiescorbúticas.
No debemos confundirla con la portulaca pasiflora o la portulaca grandiflora que son ornamentales.
Esta planta, al igual que la espinaca o la remolacha, contiene ácido oxálico lo que hace recomendable su consumo con moderación. Este ácido no es perjudicial en sí, pero si consumimos un exceso de alimentos ricos en él y no bebemos bastante agua, aumenta el riesgo de padecer cálculos en el riñón. También acumula nitratos por lo que es recomendable su cultivo ecológico y no recalentarla una vez cocinada.

MASCARILLA ANTI ESTRÉS Y ENVEJECIMIENTO
1 puñado de hojas de verdolaga
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de agua
Lavar bien las hojas de verdolaga y colocarlas en el vaso de la licuadora con el aceite de oliva y el agua. Licuar hasta que quede una pasta cremosa, homogénea y no demasiado espesa. Aplicar sobre la piel del rostro y dejar actuar de 15 a 20 minutos antes de retirar con agua tibia. Puedes usarla tres veces por semana para óptimos resultados.

ENSALADA DE VERDOLAGA
2 puñados de verdolaga fresca
2 o 3 rábanos
1 aguacate
½ cebolla
1 tomate maduro
Aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
Lavar bien los vegetales, pelar el tomate, la cebolla y el aguacate. Colocar todo cortado en una fuente y aderezar con aceite, vinagre, sal y pimienta.

BATIDO DE VERDOLAGA
½ taza de verdolaga fresca
½ taza de espinaca
½ taza de zanahoria rallada
1 manzana
Lavar bien los vegetales. Colocar todo en el extractor de jugo o en la licuadora con 1/2 vaso de agua. Tomar en el desayuno.

VERDOLAGA GUISADA CON ALBÓNDIGAS

400 g de carne molida
1 puñado de verdolaga
½ cebolla
1 diente de ajo
1 tomate
2 o 3 ajíes dulces
1 cucharada de salsa de soja
1 cucharada de jugo de limón
Aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
Lavar bien, picar y cocinar la verdolaga en poca agua por cinco minutos. Preparar la carne molida a su gusto y hacer las bolitas. En una sartén sofreír las albóndigas hasta que estén doradas por ambos lados. Mientras, preparar un hogao con la cebolla,  el ajo, los ajíes y el tomate picados, la salsa de soja, el jugo de limón, la sal y pimienta. Cuando las albóndigas estén doraditas agregar el agua en que se cocinó la verdolaga y el hogao. Dejar cocinar cinco minutos más. Por último, agregar la verdolaga cocida, rectificar la sazón y apagar.

martes, 6 de octubre de 2015

RÚGULA

La rúgula o rúcula no es una hortaliza cualquiera. Es realmente especial, no sólo por su peculiar y agradable sabor, sino por sus grandes ventajas para nuestro organismo. Considerada para fines culinarios como una lechuga, su uso típico es en ensaladas y sándwiches, pero se puede utilizar cocinada como verdura en diferentes  platos.
La rúgula es rica en glocosinolatos, vitamina A, B y K, flavonoides y clorofila, además de ácido fólico y calcio.
Posee un gran poder desintoxicante, ayuda a mejorar la digestión y nos da la sensación de estar llenos pero con una ingesta de calorías muy baja. Ayuda a bajar el colesterol malo en sangre y a regular el azúcar. 

ENSALADA CAPRESE CON RÚGULA
1 bandeja o mazo de rúgula
4 tomates
1 trozo de mozzarella
Aceite de oliva
Aceitunas negras
Albahaca al gusto
Sal y pimienta al gusto
Colocar en un tazón los tomates, el queso y las aceitunas en rodajas, la albahaca picada y aliñar con el aceite de oliva, sal y pimienta. Servir sobre una cama de rúgula.

ENSALADA DE RÚGULA Y FRUTAS
Una bandeja o mazo de rúgula
1 tomate maduro
1 mango
1 manzana amarilla o verde
1 pepino
Semillas de linaza
Aderezo: yogurt, jugo de limón y sal
Lave muy bien las hojas de rúgula, colocándolas en un bol con agua y un chorro de vinagre, dejándolas allí por 10 minutos. Luego de escurrirlas se les añaden las frutas cortadas en cubos y se adereza con la mezcla de yogurt, jugo de limón y sal. Se decora con semillas de linaza.

ENSALADA DE RUGULA CON JENGIBRE
1 bandeja o mazo de rúgula
1 taza de lechuga
1 calabacín
1 cucharadita de jengibre finamente picado
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de vinagre
Sal al gusto
Croutones (opcional)

Se lavan bien los vegetales. La rúgula  y la lechuga se escurren y se pican. El calabacín se corta en rodajas delgadas. El jengibre se ralla o se pica menudito. En una ensaladera se mezclan los vegetales  Se bañan con la vinagreta hecha con el aceite, vinagre, jengibre y sal. Se decora con croutones. 

martes, 8 de septiembre de 2015

CILANTRO

                           
El cilantro, coriandro o culantro (coriandrum sativum) es  una hierba que se utiliza como especie y que cuenta con numerosas propiedades beneficiosas para la salud humana. Se usan tanto sus hojas como las semillas.  Es originario del sureste de Europa y actualmente crece abundantemente en casi todo el orbe. Cabe destacar que es uno de los componentes del conocido curry extendido mundialmente.
Entre las propiedades del cilantro sobresale que es rico en aceites que actúan sobre el sistema digestivo, lo cual estimula el apetito,  alivia la irritación y elimina los gases. Contiene vitaminas A, K, B, C y E. También minerales como potasio, calcio, magnesio y fósforo. Sus componentes ayudan en la desintoxicación por metales, a expulsar mucosidades del aparato respiratorio y a mitigar la insuficiencia hepática, entre otros.
El cilantro puede producir efectos tóxicos sobre el sistema nervioso (borrachera) si se ingiere en dosis elevada.
Algunas recetas con cilantro:

MOJO VERDE
El mojo verde es una salsa tradicional de la cocina canaria, usado principalmente con pescados, carnes o papas. Es fácil y rápido de preparar.   No existe una formula única y se puede hacer tan picante como guste.
40 g de cilantro fresco
2 dientes de ajo
2 ajíes picantes                                                   
1 cucharadita de comino
1 cucharada de vinagre o jugo de limón
3 cucharadas de aceite de oliva
Sal al gusto
Separar las hojas de cilantro de los tallos y lavarlas bien. Ponerlas en el vaso de la licuadora o procesador con los ajos troceados, la sal, el comino, los ajíes, el vinagre o limón y el aceite de oliva. Procesar hasta que todos los ingredientes estén bien ligados.
El mojo verde está listo para aderezar tus platos, si queda puedes guardar en la nevera por varios días.

MOZZARELLA CON CILANTRO Y LIMÓN
Este es un aperitivo sencillo, suave y delicioso. Se sirve con pan tostado.
2 bolas de mozzarella
4 ramitas de cilantro fresco
La piel de un limón
1 diente de ajo
¼ cucharadita de ají picante
1 cucharada de queso parmesano recién rallado
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal al gusto (opcional)
Pela y ralla el ajo. Lava bien, seca y ralla la piel del limón. Lava y seca bien el cilantro. Utiliza sólo las hojas cortadas bien finas. En el  bol  donde se va a hacer el aderezo junta todos los ingredientes. Añade el ají picante, el queso parmesano y el aceite de oliva, mezcla y reserva.
Escurre las bolas de mozzarella y córtalas en rodajas. Extiende la mozzarella en el plato o bandeja y baña con el aderezo.

PINCHOS DE CERDO ESTILO THAI
600 g de lomo de cerdo
4 dientes de ajo
Tallos de cilantro a gusto                                       
½ copa de leche evaporada
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de azúcar moreno
2 cucharadas de aceite vegetal
Sal y pimienta al gusto
En un mortero machacamos los ajos y el cilantro y reservamos. Cortamos el lomo de cerdo en trozos finos. En un bol ponemos el cerdo y la añadimos la sal, la pimienta, el azúcar, salsa de soja, el aceite, la leche y el ajo y cilantro machacados. Mezclamos bien, tapamos el bol y dejamos marinar en la nevera por dos horas.  Armamos nuestros pinchos y asamos en plancha o al carbón.

sábado, 15 de agosto de 2015

ACELGA

                                   
La acelga es una hortaliza de hoja verde con propiedades nutricionales muy beneficiosas. Originaria del mediterráneo, su cultivo se ha extendido por todo el mundo. Sus hojas son grandes, con forma ovalada y color verde. La  penca puede presentar varios colores, desde el blanco hasta el rosa fuerte.
Son muy ricas en vitaminas A y C, folatos, fibra  y minerales como  potasio, hierro, magnesio y yodo.
Su consumo es bueno para evitar la pérdida de la visión y favorece la buena digestión. Por su contenido en hierro y ácido fólico ayuda a evitar y combatir la anemia. Por sus propiedades diuréticas nos ayuda a eliminar líquidos retenidos en el organismo. Además favorece el buen funcionamiento del hígado y mejora la circulación sanguínea.
La mejor manera de cocinar la acelga es salteada o al vapor para no perder ninguno de sus nutrientes. Pero hay que tener en cuenta que las hojas son más blandas que la penca, por lo tanto se deben cocinar las pencas 2-3 minutos antes de añadir las hojas y seguir cocinando hasta un máximo de cinco minutos.

CROQUETAS DE ACELGAS
1 kilo de acelgas
2 huevos
2 cucharadas de aceite o mantequilla
1 taza de miga de pan
1 cebolla
1 taza de queso rallado
Sal y pimienta al gusto
1 yogurt griego
Pan rallado para rebozar
Aceite vegetal para freír
Se lavan bien las acelgas y se pican fino tanto las hojas como las pencas. En un wok o sartén honda se lleva al fuego las dos cucharadas de aceite o mantequilla con la cebolla finamente picada, se rehoga y cuando suelte olor y se vea transparente se agregan las pencas de acelga, se cocina 2-3 minutos antes de añadir las hojas, sal y pimienta. Se revuelve bien y se deja cocinar a fuego bajo unos minutos más. Cuando las hojas estén tiernas, se apartan del fuego y se dejan enfriar.
En un bol mezclar las acelgas frías, el queso, la miga de pan y los huevos. Rectificar la sazón y armar las croquetas, dándoles forma de cilindro. Pasarlos por pan rallado, yogurt y otra vez pan. Se fríen en abundante aceite caliente. 

CANELONES DE ACELGAS
16 láminas de canelones
750 g de acelgas
50 g de piñones
150 g de queso fresco
1 cebolla
1 manojo de albahaca
1 huevo
50 g de queso parmesano              
1 litro de salsa bechamel
2 cucharadas de aceite de oliva
Sal y pimienta al gusto
Se lavan y se cocinan al vapor 5 minutos las hojas de acelga. Se escurren y se pasan a un recipiente con agua y hielo para cortar la cocción. Una vez frías se pican finamente. En una sartén, se ponen las dos cucharadas de aceite de oliva y la cebolla finamente picada. Cuando suelte olor y esté trasparente, añada la acelga junto con la albahaca. Salteamos unos minutos, apagamos y dejamos que enfríe.
En un bol batimos bien el huevo y lo mezclamos con el queso fresco y  la mitad del queso parmesano, rallados, los piñones tostados, la espinaca y unas cucharadas de la salsa bechamel. Mezclamos bien, de modo que quede cremoso. Sazonamos con sal y pimienta.
Los canelones se deben cocinar según las instrucciones del fabricante. A continuación se rellenan con la pasta, se colocan en una fuente, muy juntos, sobre una base de bechamel y se cubren con el resto de la bechamel y el queso parmesano. Se hornean a 180°C por 30 minutos aproximadamente.

 ENVUELTICOS DE ACELGA
1 mazo de hojas de acelga
carne molida                                              
sal y pimienta
canela molida
se prepara la carne molida, preferiblemente gorda, como para hacer los envuelticos de parra o repollo, pero en vez de arroz crudo le agregamos la penca de la acelga finamente picada. las hojas se blanquean en agua hirviendo por un minuto para quitar la rigidez. se toma un pedazo de hoja, se rellena con la carne y se envuelve como la lumpias.  En el  fondo de un caldero se ponen unas hojas de acelga  y sobre esto se pone codillo o carne gorda y unas cabezas de ajo machacadas. Encima se colocan los envuelticos, el jugo de dos limones y rodajas de tomate, se les pone agua que los cubra  y se llevan al fogón. Si la carne es magra y no lleva codillo se le echa aceite o margarina. Se calcula que están por el agua que no se llega a secar toda.

jueves, 6 de agosto de 2015

GARBANZOS

                                 
El garbanzo (cicer arietinum) es una especie de leguminosa, muy extendida en la India y en el ámbito mediterraneo. Se trata de una planta herbácea, de aproximadamente 50 cm de altura, con flores blancas o violetas que desarrollan una vaina en cuyo interior se encuentran 2 o 3 semillas como máximo.
Esta legumbre tiene importantes cualidades culinarias y nutritivas. Es rica en hidratos de carbono de absorción lenta, por lo que proporciona energía pero con unos niveles de azúcar en sangre muy controlados. Este efecto la hace muy beneficiosa para los diabéticos que deben controlar los niveles de glucosa, así como prevenir la resistencia a la insulina, fase previa a la diabetes.
Pese a que las proteínas que aporta son incompletas, por carecer de metionina, su consumo junto con cereales compensa el déficit en dicho aminoácido, convirtiéndose en fundamental para aquellos grupos de población que consumen pocos alimentos de origen animal.
Por su riqueza en fibra, mantiene el intestino con buena actividad, favoreciendo el tránsito. La fibra también contribuye a reducir los niveles de colesterol.
Dado su elevado contenido de magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B es adecuada en situaciones de estrés, nerviosismo y falta de sueño. Por su alto contenido en potasio y escaso en sodio se puede incluir en dietas de control de hipertensión arterial.
La mejor forma de consumirlos es cocidos, y antes de preparar cualquier receta de garbanzos secos, es necesario dejarlos en remojo por varias horas. Otra forma de consumirlos es germinados.
Las personas que tengan estómagos delicados o problemas intestinales deben consumirlos con moderación, lo mismo los que siguen dietas para perder peso, por su gran aporte calórico.

HUMMUS
Hummus es la palabra árabe para Garbanzo y se ha convertido en sinónimo de fiesta. Es un elemento básico en el actual mundo gourmet.
1/2 libra de Garbanzos
1/2 pocillo de aceite de oliva                                                 

2 o  más dientes de ajo triturados
2 cucharadas grandes de pasta de ajonjolí o Tahine
1 o 2 limones
sal al gusto
Remoje y pele los garbanzos. Una manera fácil de hacerlo es usar un molino de maíz y los garbanzos se van quebrando al pasar. Luego se ponen bajo el chorro de agua en un recipiente y las cáscaras flotan y se van retirando. Cúbralos con agua y cocínelos sin sal en una olla hasta que ablanden, más o menos 15 - 20 minutos. Cuando se enfríen  licúelos en 2  o más tandas con  1/2 pocillo de aceite de oliva, 2 o más dientes de ajo triturados,  2 cucharadas grandes de pasta de ajonjolí o Tahine, el jugo de 1 o 2 limones,  sal al gusto. Va quedando una mantequilla muy suave y se sirve con un poco de aceite de olivas por encima, perejil crespo picadito y si se quiere paprika o polvo de pimentón rojo. El Humus es muy rico con pan árabe o como aderezo o dip. 

FALAFEL
El falafel es una de las recetas más populares en el Medio Oriente. Se elabora principalmente con garbanzos – en Egipto se hacen con habas –y se les  puede dar forma de croqueta, pequeña hamburguesa o bola, la cual se fríe en aceite de oliva.
Es importante saber que los garbanzos deben estar remojados más no cocidos porque el falafel se desbarataría en el aceite.
Ingredientes:
250 g de garbanzos
2 cebollas picadas
½ taza de perejil fresco
½ taza de cilantro fresco
3 dientes de ajo                                             
1 cucharadita de comino
1 cucharada de bicarbonato
Sal y pimienta al gusto
1 taza de pan rallado o harina
½ cucharadita de cayena molida (opcional)
Aceite para freír
Poner en remojo los garbanzos desde la noche anterior y al  momento de hacer los falafeles lavarlos bien y escurrirlos. Procesar los garbanzos junto con las cebollas, ajos, cilantro,  perejil y ½ taza de agua hasta conseguir una textura espesa. Añadir la sal, comino molido, pimienta, bicarbonato y la cayena (opcional). Dejar reposar la mezcla en refrigeración por aproximadamente una hora.
Tome pequeñas porciones y dele la forma deseada, bolas, croquetas o pequeñas hamburguesas. Si la mezcla quedó demasiado húmeda que dificulta darle la forma, añada un poco de pan rallado o harina. Pasar los falafeles por pan rallado para terminar de secarlos y freír en abundante aceite caliente hasta que adquieran un bonito color dorado. Servir calientes.
NOTA: también se pueden asar al horno a 175°C por 20 -30 minutos hasta que doren.


BIZCOCHO  DE GARBANZOS Y MIEL
Para las personas que están a régimen y quieren disfrutar de un postre esta es una buena opción.  Sin harina, huevos ni lácteos. Es saludable, liviano y delicioso.
Ingredientes:
1  taza de garbanzos cocidos y escurridos
1  taza de copos de avena
½ taza de mantequilla de maní
1/3  taza de jarabe de arce o ¼  de miel
2 cucharaditas de polvo de hornear
½  taza de leche de almendras
½ taza de chips de chocolate (opcional)
Precaliente el horno a 180°C o 350°F. Forre un molde para hornear con papel parafinado. Retire  los garbanzos de la lata y enjuáguelos con agua del grifo. Deje escurrir. Coloque en el procesador o licuadora los garbanzos, la avena, mantequilla de maní, jarabe de arce o miel, polvo de hornear  y la leche de almendras. Procese  hasta que la mezcla esté suave. Retire la tapa, raspe los lados hacia abajo  con la espátula y procese dos minutos más. Agregue la mitad de las chispas de chocolate, revuelva con espátula y vierta en el molde que preparó. Espolvorear con el resto de las chispas por encima. Hornear por 20 – 30 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

domingo, 26 de julio de 2015

COLES DE BRUCELAS O REPOLLITAS

Las coles de Bruselas  o repollitas  de Bruselas hacen parte de la familia de las crucíferas (brócoli, coliflor, berro, mostaza). Es un alimento recomendado en toda dieta de adelgazamiento por el bajo aporte calórico, pero además nos brinda infinidad de beneficios medicinales. Estas actúan en tres frentes importantes del organismo: como desintoxicante, antioxidante y como anti-inflamatorio. Es así como sus compuestos, nutrientes y vitaminas llegan a favorecer nuestro organismo.
Las coles de Bruselas son benéficas para el aparato digestivo, no solo por la gran cantidad de fibra que ayuda a acelerar el metabolismo, sino que también contiene glutamina que ayuda a eliminar la acidez y a prevenir las úlceras o cualquier trastorno estomacal. Además aportan gran cantidad de vitaminas y minerales y es un potente diurético.
Se recomienda cocinarlas en poca agua o al vapor  para que conserven sus propiedades.

REPOLLITAS DE BRUSELAS GRATINADAS
1 kilo de coles de Bruselas
200 g de crema de leche
1 cucharada de ajo fileteado
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta al gusto
200 g de queso  rallado
Limpiar y cocinar las repollitas en poca agua con sal, por 5 – 10  minutos (deben quedar  al dente), escurrir y apartar. Mientras, rehogar en el aceite de oliva el ajo fileteado, agregue la crema de leche, sal y pimienta al gusto. Cortar las repollitas a la mitad y acomodar en un refractario engrasado. Bañar con la crema de leche y regar por encima el queso rallado. Llevar al horno a gratinar.


REPOLLITAS DE BRUSELAS EN JUGO DE LIMÓN CON WHISKY
1 libra de repollitos de Bruselas
Jugo de 3 limones
Sal marina al gusto
1 cucharadita de azúcar
1 cucharada de whisky
Limpie y enjuague las repollitas. Exprima el jugo de los limones y colóquelo en una cacerola. Adicione la sal y el azúcar y ponga a hervir. Meta las repollitas en la olla y déjelas cocer a fuego lento por dos minutos. Destape y aumente el calor. Sacuda la olla y verifique que los repollitos no se peguen, continúe hirviendo hasta el líquido se haya reducido en un 90%. Vierta el whisky y sirva.

COLES DE BRUSELAS A LA MOSTAZA
500 g de coles de Bruselas
100 ml de aceite de oliva
50 ml de vinagre
1 cucharada de mostaza Dijon
1 cucharadita de salsa de soya
1 pizca de albahaca seca
1 pizca de tomillo seco
Sal y pimienta al gusto
Hervir las coles en poca agua, sin tapar, por 10 minutos, escurrir. Aparte, en bol batir el aceite, vinagre, mostaza, salsa de soya, albahaca, tomillo, sal y pimienta. Agregar las coles, remover bien y tapar el recipiente. Llevar a la nevera toda la noche. Pasar las coles a un plato para ensaladas y servir.

viernes, 10 de julio de 2015

APIO

El apio (apium graveolensse ha utilizado desde tiempos históricos, tanto en la cocina como por los herbolarios. Pertenece a la misma familia que el hinojo y el perejil. Tiene un porcentaje elevado de agua, lo que lo hace un alimento bajo en calorías. Para aprovechar al máximo sus propiedades se recomienda comerlo crudo.
Entre los componentes del apio cabe destacar minerales como hierro, potasio, calcio, yodo y magnesio; proteínas, carbohidratos, fibra y vitaminas A, C, B, D, y K. Entre los beneficios para la salud tenemos:

·         Efecto diurético
·         Facilita la digestión
·         Ayuda a bajar el colesterol y la hipertensión
·         Ayuda a evitar la metástasis de células cancerosas
·         Antiinflamatorio
·         Cura el insomnio
·         Elimina y previene cálculos
Algunas recetas con apio:

ENSALDA DE APIO, BROCOLI Y MAIZ BICHE
1 brocoli mediano
300 g de granos de maíz fresco o de lata
2 pencas de apio
Jugo de un limón
Aceite de oliva
Sal y pimienta
Si el maíz es fresco, separamos los granos, separamos también el brócoli en flores y cortamos el apio en rebanadas. En una olla a vapor o sartén honda ponemos a hervir el maíz por aproximadamente 5 minutos, luego agregamos el brócoli y el apio y cocinamos 2 minutos más. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.
Una vez que los vegetales están fríos los colocamos en una ensaladera, agregamos el aderezo que preparamos con el limón, aceite, sal y pimienta. Revolvemos bien y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

BATIDO DE APIO, PEPINO Y PIÑA
2 tallos de apio
1 pepino mediano
1 rodaja de piña
1 cucharada de miel (opcional)
Lavar y picar el apio y el pepino. Pelar y picar la piña. Colocar juntos en la licuadora y procesar hasta que se forme un líquido uniforme y sin grumos. Si resulta muy espeso puede agregar un poco de agua. Se debe tomar en ayunas y desayunar una hora después.
 
ENSALADA DE APIO Y MANZANA VERDE
2 tallos de apio (sin hojas ni venas)
1 manzana verde
4 cucharadas de yogurt  griego
1 cucharadita de salsa de soya
Sal y pimienta a gusto

Lavar y quitar las hojas y las venas al apio. Lavar y quitar las semillas a la manzana. Picar ambos en cuadritos del mismo tamaño. En una ensaladera mezclar el yogurt con la salsa de soya, sal y pimienta. Mezclar bien y agregar los vegetales. Revolver y dejar reposar unos minutos antes de servir.

jueves, 2 de julio de 2015

JENGIBRE (KION)

El jengibre o kion (zingiber officinale) es una planta de la familia de las zingiberáceas, cuyo tallo subterráneo es un rizoma horizontal muy apreciado por su aroma y sabor picante. Crece en todas las regiones tropicales del mundo. Las variedades más caras y de mayor calidad generalmente proceden de Australia, India y Jamaica, mientras que las más comercializadas se cultivan en China y Perú.
Famosos médicos de la antigüedad como Galeno y Avicena, usaban el jengibre como medicamento para varias dolencias. Investigaciones recientes han comprobado que la raíz del jengibre es efectiva en el tratamiento de las náuseas. Así mismo el útil como estimulante gastrointestinal, tónico y expectorante. Además es un antiinflamatorio natural.
Los rizomas tiernos son jugosos y carnosos, con un fuerte sabor.  Se recomienda consumirlo con moderación y acompañando otros alimentos. Se utilizan en infusiones, licuados, jugos, ensaladas, guisados o postres. El abuso en su consumo puede debilitar la visión. Las mujeres embarazadas, las personas en tratamiento para la diabetes o hipertensión deben consultar con su médico antes de consumirlo.
Algunas recetas con jengibre:

JENGIBRE CONFITADO
Esta es una buena manera de preservarlo cuando tenemos una buena cantidad y no queremos que se seque y se deteriore. Una vez confitado, el jengibre se puede consumir como si fuera una golosina, o puede ser utilizado para desarrollar otras recetas como pan, bizcochos, turrones.
200 g de jengibre pelado
800 g de azúcar
400 g de agua
Se pela el jengibre y se corta en la forma que se quiera (bastones, rodajas, dados). Se pesa para establecer la cantidad de azúcar que se necesita y se coloca en una olla con agua que lo cubra. Se lleva a ebullición y se deja cocinar a fuego lento, hasta que esté tierno. El tiempo depende del tamaño de las porciones.
Una vez cocido el jengibre se escurre. Se prepara el almíbar con el azúcar y el agua. Cuando empiece a hervir y el azúcar esté disuelto, agregar el jengibre y se deja cocinar a fuego lento con la olla semi tapada, desplazando un poco la tapa. Cuando el agua esté casi toda evaporada, extender el jengibre sobre placa de silicona o papel parafinado y dejar secar a temperatura ambiente. Conservarlo en recipiente hermético, preferiblemente de vidrio.
  
PURÉ DE COLIFLOR AL JENGIBRE
800 g de coliflor
250 ml de leche
200 ml de agua
2 dientes de ajo
1 trozo de jengibre
½ cucharadita de comino molido
½ cucharadita de pimienta de Jamaica
Aceite de oliva
Sal al gusto
Limpiar,  trocear la coliflor y ponerla a hervir, en una olla, con el agua, la leche y la sal. Cuando esté tierna retirarla del fuego y reservar.
En una sartén con el aceite de oliva, colocar los ajos y el jengibre rallados. Rehogar unos minutos a fuego lento. Agregar  comino, pimienta de Jamaica y mezclar bien. Verter sobre la coliflor. Añadir un chorrito de aceite de oliva y triturar hasta obtener un puré fino y homogéneo. Se puede variar la textura y densidad del puré poniendo más o menos agua/leche.
Servir el puré de coliflor y adornar con tomates asados, perejil o cebollin y un chorrito de aceite de oliva.
  
BIZCOCHO DE TÉ NEGRO Y JENGIBRE
240 ml de agua
1 bolsita de té negro
200 g de harina
150 g de azúcar
55 g de margarina
1 huevo
2 cucharadas de melaza o miel
1 cucharadita de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharadita de jengibre en polvo o rallado
Precalentar el horno a 180°C. Preparar la infusión de té y dejar enfriar. Tamizar la harina con el polvo de hornear, el bicarbonato. En un bol batir la margarina con el azúcar, agregar el té, la melaza, el huevo, el jengibre y seguir batiendo. Añadir los secos y mezclar con espátula hasta que no haya grumos. Verter en molde engrasado y enharinado y hornear de 35 a 40 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.